Somos un par de idiotas, pero esos son los que más se quieren.

- (via entreletrasycafeina)

Nos encontramos por primera vez caminando a lados opuestos de la calle. No necesité tu nombre, tampoco tu apellido. Nos miramos fijamente y decidimos detener el camino.

- ¿Una copa?
- Que sean dos. O tres, mejor.

Una sonrisa tuya me dijo que te siguiera, que el camino era incierto, pero divertido. No tenía idea de que ahí encontraría mi perdición, entre esas dos piernas…

- Fragmentos de historia, Entre letras y cafeína. (via entreletrasycafeina)

Y otra vez tu sonrisa, que llega y se estrella en mis pupilas ferozmente y su agua escurridiza lo revuelve todo, pero no se lleva nada… Y yo con ganas de entregarlo todo.

- Dedos de café y ¿amor? (via entreletrasycafeina)

Ahora que no estás aquí, te veo en todas mis cosas por hacer.

Mientras sueño, soy dueña nuevamente de tus besos, de tus manos, de tus caricias, dueña de tu tiempo y de tus abrazos por la espalda.

Viajo en un mar de sábanas todas las noches contigo; me cubres cuando tengo miedo, tomas mi mano flotamos, ligeros.

Secas mis lágrimas y me haces cosquillas para olvidar, para que si lloro nuevamente, sea de felicidad.

- (via entreletrasycafeina)

Cuando se es pequeño, no se olvida el placer de jugar en la lluvia, el brincar en los charcos, ves miles de maravillosas formas en las nubes y el reloj nunca es un obstáculo.

Ahora, al crecer, camino por la calle y sólo me encuentro una banca vacía. Una donde deberíamos estar platicando, viendo la gente pasar y que no importe nada más que no sea nada más que nosotros. Caminar por debajo de los árboles, para dejarme besar por la lluvia y no pensar en arruinar mis zapatos si se me antoja brincar en los charcos.

Vivo sumergida en letras y tazas de café que a veces, si pongo atención, me cuentan historias que le fueron contadas por la luna; esas historias de amor que le dedicaron en noches pasadas.

Pero no es la rutina de la vida al crecer lo que abruma mis pensamientos , sino el derramar de los sueños que sienten los adultos cuando tienen un corazón roto, como grietas de una cascada recién nacida. Que sienten que la vida se les va de las manos…

A veces cómo quisiera volver a tener ocho años, quizá cinco, donde los juegos eran la obligación de todos los días y las sonrisas sobraban.

Ahora busco el momento para no sentir que se me araña la vida. Ahora también quiero poder ser niña a ratos, cuando haga falta; sin bancas vacías, donde no haga falta nada más que un poquito de imaginación para sentir que vuelo…

- Entre letras y cafeína (via entreletrasycafeina)

Después de todo, ¿qué es un beso en la mejilla cuando ya nos habíamos besado hasta el alma?

- Melancolía en la luna (via entreletrasycafeina)

Y cuando la tormenta se avecinaba, ella usaba las promesas inconclusas como salvavidas y los “hubiera” como excusas para siempre volver al punto de partida. No olvidaba. Sobrevivía a base de recuerdos, siempre aplazando el momento para sonreír y ser feliz. Tan muda, tan sin voz… Era una guerrera, una que luchaba contra ella misma

- Fragmentos. Entre letras y cafeína (via entreletrasycafeina)

Quiero que me encuentres en cada risa escandalosa, que te hartes de la música que no escuches a mi lado, que todo lo inolvidable haga referencia a lo nuestro.
Que me dediques versos añejos, poesía moderna, frases que leas en cualquier lugar. Que abraces cada momento como si fuera tu última oportunidad de susurrarme una palabra de amor, que nos admires en cada milagro cotidiano del que seas testigo, que sonrías por lo bonito que existimos juntos…

Y yo voy a pedirte que te vayas, y luego iré por ti. Voy a hacer que maldigas todas las razones por las que no llegaste antes a mi vida. Voy a escribir sobre ti. Voy a acariciarte con la mirada cada vez que quieras empezar a discutir, voy a evitar las peleas a menos que no tengamos ropa puesta. Voy a dejarte mi aroma en los dedos y mi cadera en el pensamiento, voy a dejarte bien claro que no te prometo más que el día que esté por empezar…

Voy a besarte de tantas formas que te verás obligado a enamorarte de todas las que soy.

- Entre letras y cafeína (via entreletrasycafeina)

Ese momento en el que llega alguien a tu vida y se convierte en el causante de tus impredecibles sonrisas.

Justo me está pasando.

Siguen tratando de descifrar todas esas cosas que nosotros tomamos en nuestras manos y las dejamos reposar en cualquier vaso, lloramos una noche cualquiera, a veces por sentir demasiado frío, a veces por recuerdos que nos hacen sentir frío, a veces porque el aire es demasiado caliente, a veces porque recordamos el calor corporal de alguien que ha pasado por nuestras sabanas y ahora nos ha dejado el hueco de su presencia. Lloramos por cualquier cosa y depositamos las lágrimas en ese vaso lleno de tantas otras cosas. Ese vaso que contiene también pintura, diferentes colores, salidas, entradas, hilos invisibles, palabras, hojas (muertas y vivas), pasados, futuros, presentes que todavía no hemos llegado a conocer, dolores, pestañas, calles, dudas, miradas, boletos. Un avión viajó anoche, mil aviones más quisieron ser un pájaro y perderse en el horizonte el cual no logran tocar por más que vuelen. Les duele tanto saber que pueden volar tan alto y no pueden decidir a donde ir —y lloran—. Anoche también sentí las lágrimas de alguno de todos ellos y escuché los violines y una voz que les tocaba Las Golondrinas. Todos derramaron lágrimas en mi cielo, llovió tan fuerte que olvidé que estaba dormida y me senté sin abrir lo ojos y recordé que también muchas veces nosotros hemos nublado el cielo, hemos dejado caer toda nuestra fuerza en este mundo, en alguna ciudad, a veces la tuya, a veces la mía, a veces la de nadie y seguramente cada noche ese eco de llanto nos llega y nos despierta. Hay tantos que siguen intentado descifrar tantas cosas, que siguen preguntándole al mundo, al universo, a las estrellas, en las noches miran a la luna, pero creo que no entienden que ella nunca les responderá, ella sólo sabe escuchar, es el pasajero silencioso, el testigo que ilumina cada acto en su penumbra pero nunca podrá ponerse a favor de nadie, nunca será la respuesta de ninguna pregunta. Ya no le pregunto nada a ella, ahora sólo le cuento que he dejado de hacer muchas preguntas y me las quedo. Hay silencios tan fuertes que son más fuertes que le recuerdo que lleva a esas noches de vuelta y vuelta, tras vuelta y ojos abiertos que no encuentran un pedazo de almohada para descansar. Anoche fue un avión, hoy me pregunto qué será. Lloran.

- Poly Cinco - Poeta VIII (via polycinco-escritura)

Fue en ese momento de encuentros de miradas y sonrisas cuando el tiempo tuvo que detenerse para tejer dos destinos que debían juntarse. El tuyo y el mío, llenos de errores y defectos pero con tanto amor que se volvió la mejor historia; nuestra historia

- Dedos de café y amor (via entreletrasycafeina)

©
theme